Ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) publicó los porcentajes de la utilización de la capacidad instalada de la industria. Este indicador mide la proporción utilizada, en términos porcentuales, de la capacidad productiva del sector industrial. El relevamiento que realiza el INDEC comprende un panel de entre 600 y 700 empresas y para realizar el cálculo se tiene en cuenta cuál es efectivamente la producción máxima que cada sector puede obtener.

Según los datos del organismo oficial, volvió a caer el uso de la capacidad instalada en abril, al ubicarse en 61,6%. En la comparación interanual la caída registrada es de 6 puntos porcentuales respecto de abril de 2018. Sin embargo, vale la pena destacar que creció respecto de marzo, cuando había alcanzado 58,8%. El sector más afectado es el automotriz, con un uso de las instalaciones de 37,6%, mientras que la actividad manufacturera cayó 8,8% en abril.

En enero de 2019, la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en el 56,2% nivel inferior al registrado en el mismo mes de 2018 (61,6%) y en la comparación con diciembre también se evidencia una ínfima contracción ya que el porcentaje fue de 56,6%.

Los segmentos más afectados son: productos alimenticios y bebidas (60,7%); edición e impresión (59,8%), productos del tabaco (58,6%); productos de caucho y plástico (51,5%); productos textiles (49,5%); la industria metalmecánica excepto automotores (46,7%); y la industria automotriz (37,6%)

Los bloques sectoriales cuyos indicadores están por arriba de la media nacional son; industrias metálicas básicas (82,0%), refinación del petróleo; (72,1%), sustancias y productos químicos (70,5%); papel y cartón (68,4%); y productos minerales no metálicos (67,2%).

La industria metalmecánica excepto automotores evidencia en abril de 2019 un nivel de utilización de la capacidad instalada de 46,7%, inferior al del mismo mes de 2018 (55,4%). Esto se explica a partir de la menor actividad de los fabricantes de maquinaria agropecuaria y de bienes de consumo durable, en particular, la línea blanca, estos últimos fabricados en gran medida en Tierra del Fuego AIAS.

 

Luz Scarpati

 

 

Deja tu comentario