Las empresas expendedoras nuevamente incrementaron el precio de los combustibles en Tierra del Fuego, donde el litro de nafta ya superó los treinta pesos. Esta vez, los aumentos responden a la suba de varias variables, entre ellas, el valor del dólar, el precio internacional del petróleo y de los biocombusibles. Las fuertes subas del tipo de cambio generan presiones sobre los precios, que vienen incrementándose todos los meses sin alcanzar valores de equilibrio, luego del atraso producido por el acuerdo de precios firmado a comienzos de mayo por el anterior Ministerio de Energía y las principales compañías petroleras.

En lo que va del año, la nafta súper lleva acumulado un aumento de casi 60%. Desde la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines destacaron que el precio promedio del gasoil (grado 3) en las estaciones de servicio estuvo, durante agosto de 2018, un 62,9% por encima de agosto de 2017. Durante los últimos dos años -de agosto de 2016 a agosto de 2018- este precio se incrementó un 81,1%.

Tras el último incremento registrado hace apenas dos semanas, esta vez las pizarras se ajustaron marcadamente para el valor de la nafta súper. Tal es así, que desde anoche el litro pasó a costar de $27,15 a $30,09; es decir, un abultado incremento de 3 (tres) pesos.

En términos de la Infinia (premium), el retoque no se quedó atrás, y el litro trepó de $ 34,15 a $ 36,79, mientras que la Ultra Diesel pasó de $ 26,77 a $ 29,55.

La explicación de esta suba es la autorización que el Gobierno otorgó para un ajuste en el valor de los biocombustibles, una de las materias primas que se utilizan para los productos que luego se venden al público.

El biodiesel cotiza ahora $22,09 por tonelada, cuando en julio las petroleras lo pagaban $20,94. Es un incremento del 5,5%, según los datos del Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

En el caso del bioetanol derivado de la caña de azúcar la suba fue del 5,77%. El que proviene del maíz, en tanto, aumentó casi dos puntos porcentuales.

Hay que recordar que las refinerías están obligadas a cortar el gasoil con un 10% de biodiésel, y las naftas con un 12% de bioetanol.

El secretario de Trabajo, Jorge Triaca, justificó el aumento en las naftas al señalar que “cuando no liberás el precio, lo pagás con subsidios”.

Tuvimos una sequía que afectó el 30% de la producción, se cambiaron las reglas de juego internacionales y el Gobierno anterior nos dejó una dependencia energética, por lo que tenemos que importar”, precisó en declaraciones formuladas a Radio Mitre. Además, señaló que hacen “todo con mucha responsabilidad y sabiendo que es el camino que hay que transitar”.

Las empresas del sector habían adelantado la semana pasada posibles incrementos en los costos de sus productos debido a la cotización del dólar, que afecta directamente a los barriles de crudo.

El último aumento que había aplicado YPF fue el 4 de septiembre cuando incrementó el precio de los combustibles un 9,5% en Capital Federal, mientras el alza en el interior del país fue del 8%, para empezar a acortar la significativa diferencia de la actualidad.

 

Sabrina Romano

 

También te puede interesar: “Dólares, FMI y política monetaria”

Deja tu comentario