Según una encuesta de la Consultora Neodelfos, la visión de la gente con respecto a la situación económica del país empeoró con respecto a 2017: el 77% dijo que estamos “peor”.

Para testear el humor social de los fueguinos, y su visón respecto del año pasado, Consultora Neodelfos hizo al menos tres preguntas. Ante la primera: “Respecto de la situación económica del país comparado con el año pasado, ¿Cómo cree que estamos?” el 77% de los encuestados respondió un categórico “peor”. Solo el 5% dijo que estamos “mejor” y un 2% afirmó que ”igual”.

Ahora bien, cuando los encuestadores pusieron el foco en el futuro, los resultados también fueron desalentadores, sobre todo si se los compara con los de 2017.

“Respecto de la situación económica del país: ¿cómo cree que será el  próximo año?” fue la segunda pregunta. De los encuestados, el 59% dijo “peor”; el 22% “mejor” y el 11% “igual”.

El titular de la consultora, Leonardo Pérez Bustos, hizo un breve análisis sobre estos resultados en contacto con FM del Pueblo y confirmó que “hay un grado de pesimismo en torno a la visión del pasado, en función de presente y el futuro, que va creciendo. Una de las preguntas que hacemos es ‘Respecto de la situación económica del país, comparada con el año pasado, ¿cómo cree que estamos?’, el 77% respondió que estamos peor, esto nos ubicaría más o menos en que 8 de cada 10 personas está diciendo que hoy estamos peor que el año pasado”.

Un 16% se anima a decir que estamos igual y apenas un 5% nos está diciendo que estamos mejor, ese es el escenario preocupante. Ese grado de optimismo, en términos comparativos, respecto de dónde venimos desde el año pasado, es apenas un 5%”, añadió.

En el mismo estudio “también consultamos respecto a la situación económica del país y preguntamos cómo considera que será el año próximo y solo el 22% dice que cree que vamos a estar mejor. Podemos decir que 2 de cada 8 personas en Tierra del Fuego, tiene la esperanza de que en el futuro vamos a estar mejor como país. En cambio un 59% manifestó que  cree que vamos a estar peor”. 

Los números a futuro son más que nada negativos y esto es un problema, muchas veces se podría decir que hasta normal que la mayoría de la gente, respecto del pasado, tenga una tendencia valorativa de carácter negativa; pero cuando vos estás mirando hacia el futuro, tener un resultado tan impactante por la negativa te habla de que el optimismo se ha perdido, la sociedad ha perdido el optimismo en torno a lo que viene por delante, no ve posibilidades de un cambio favorable”.

Esto en política también tiene una traducción, también tiene su correlato. En un escenario en que la gente tiene optimismo, en política se traduce en que es muy probable de que políticamente la gente o los electores propiamente dicho no estén inclinados hacia un cambio político, ahora, cuando el resultado es de carácter negativo, en política se traduce en que es muy probable que los electores se inclinen por un cambio, consideró.

Según Pérez Bustos “en el registro de la encuesta anterior ya veíamos que la figura del presidente venía perdiendo capital político y veíamos una tendencia de que el voto de Cambiemos, el voto que había dado ganador en 2015 a las figuras del presidente Macri, estaban migrando hacia la figura de María Eugenia Vidal. Esto fue hace dos meses atrás”.

En la investigación cuantitativa que tenemos hoy, con los resultados que estamos estudiando, estamos registrando que ese fenómeno ya no se está dando, que esos votos ya no están migrando y se está ‘atomizandoel núcleo duro de Cambiemos. Esto sindica que Cambiemos, en esta foto de hoy, si hacemos una proyección hacia el futuro, el espacio tendría menos probabilidades de ser competitivo en el escenario de 2019, reveló.

Consultado sobre las cuestiones que pudieron haber modificado las impresiones de los participantes, el titular de Nordelfos sostuvo que “lo que nos responden los encuestados es que han perdido la confianza en este gobierno. El gobierno sentó sus bases, sus pilares, sobre determinados temas, más allá de la cuestión vinculada a la transparencia, el ataque contra la corrupción del gobierno anterior, etc., se encargó de comunicar permanentemente que la inflación no era un problema, que era muy sencillo de resolver; que con ellos en el gobierno iba a haber una lluvia de inversiones”.

En síntesis se encargó de comunicar aspectos positivos que iban a ser muy sencillos de resolver y de implementar en el país, también se encargaron de comunicar que no iban a hacer determinadas cosas, como por ejemplo que no iba a haber tarifazos en Argentina, que no se iba a ir al FMI, que no se iba a devaluar la moneda, etc. Ahora está golpeado negativamente al gobierno porque la realidad es diametralmente opuesta a lo que proponía la base de Cambiemos en la campaña”.

Ese cambio favorable no se está viendo y en Tierra del Fuego en particular, más allá de la realidad del país, está viviendo un contexto de mayor incertidumbre provocado por la merma de empleos en el sector industrial. Esta sería la mezcla de condimentos que hace que hoy estemos en esta lectura contextual”, apuntó.

Ya en la lectura anterior, respecto a la preocupación por la falta de empleo, “nos estaba dando valores significativos y en esta última vemos que sigue creciendo. También nos encargamos de medir otra circunstancia que nos parecía importante y es saber si las personas están cambiando sus hábitos y más de un 75% nos está manifestando que frente a la crisis está efectivamente cambiando sus hábitos de consumo”.

Esto significa ir por segundas marcas, no comprar la misma cantidad de veces al mes o ir a un supermercado mayorista, etc. Esos hábitos de consumo han cambiado y no los ha cambiado una pequeña porción de la población, sino una gran porción de la población que está manifestando que tuvo que cambiar frente a un contexto de crisis”, concluyó.

 

María Fernanda Rossi

 

Deja tu comentario