Infobae – La tormenta podría tocar tierra en las próximas 24 horas. La nave argentina arrió velas y permanecerá en aguas más tranquilas al norte de Cuba.

El huracán Florence fue ganando fuerza en las últimas horas y se acerca peligrosamente a la costa norteamericana. Sus vientos de más de 150 kilómetros por hora y las lluvias torrenciales que arrastra son la causa de los nuevos desvelos a bordo del buque escuela de la Armada en su nuevo viaje de instrucción.

Para evitar cruzarse en el camino de la tormenta, la nave arrió velas y permanecerá en aguas más tranquilas al norte de Cuba. La fragata dilatará así unos días su llegada al puerto de Baltimore, en la costa Este estadounidense, adonde debía llegar el sábado 15 y donde el capitán Carlos Funes tenía previsto ofrecer una recepción junto con el embajador argentino en Estados Unidos, Fernando Oris de Roa. Se estima que la nueva fecha será el 20 de septiembre.

“Debido a las advertencias de clima extremo, la llegada de la Fragata ARA Libertad ha sido pospuesta”, alertó la embajada argentina en Washington en una comunicación. “Desafortunadamente, la recepción a bordo que estaba prevista para el 17 de septiembre a las 18:30 en Baltimore, Maryland, deberá ser reagendada para una fecha a determinar”, agregó.

Los planes de la nave se vieron así una vez más trastocados por un imprevisto. Esta vez ya no por el pedido de un fondo buitre, como el que la retuvo en Ghana en 2012, en plena disputa del gobierno argentino con los acreedores internacionales, sino por razones climáticas.

Se espera que el huracán Florence toque tierra en las próximas 24 horas y barra con su furia parte de la costa de los estados de Carolina del Sur y Carolina del Norte antes de dirigirse hacia Virginia. En la capital norteamericana y en Baltimore, a sólo una hora de distancia, los pronósticos advierten de fuertes vientos y lluvias y las autoridades declararon ya el estado de emergencia.

La Fragata Libertad navega hacia la costa Este norteamericana luego de protagonizar otro hecho que fue noticia en los últimos días y que tuvo fuerte repercusión en las redes sociales: la inusual recepción que le dio a la tripulación el embajador argentino en México, Ezequiel Sabor, quien el 21 de agosto pasado recibió a la nave en el puerto de Cozumel en pantalones cortos y zapatillas, mientras que los integrantes del buque estaban vestidos de gala, según las imágenes que circularon por las redes.

El episodio causó profundo malestar en las Fuerzas Armadas por la “falta de respeto” y de decoro que mostró el embajador, aunque no hubo comentarios desde la cúpula de la Armada.

En México, el buque escuela cerraba además su participación en el encuentro internacional Grandes Veleros de Latinoamérica 2018. La ciudad de Veracruz fue el punto de encuentro y escenario de grandes festejos.

A bordo de la Fragata Libertad navegan 26 oficiales y 192 suboficiales, además de invitados de varios institutos estatales de formación.

 

Fuente: Infobae

 

También te puede interesar: “El IPC no da respiro”

Deja tu comentario