Un ciclista brasilero se prepara para atravesar la Antártida en bicicleta, una travesía extrema de 1800 kilómetros que lo convertirán en la primera persona en unir las costas del continente antártico en bicicleta.

Las travesías ciclísticas son una pasión entre miles de aventureros de todo el mundo. Sobre el fiel par de ruedas de las bicicletas se han atravesado desiertos, selvas y montañas desde que el invento vio la luz, hace alrededor de doscientos años. Quienes montan en bicicletas sufren un tipo de adicción que muchas veces les obliga a ir más y más lejos valiéndose de sus piernas y su voluntad. El caso del brasilero Leandro Martins no parece ser la excepción, ya que desde hace dos años viene entrenándose para atravesar la Antártida montado en su bicicleta. Se trata de una travesía inédita, por lo que de lograrla se convertiría en el primer hombre en unir las costas del continente antártico. La pasión por las aventuras en dos ruedas de Martins no es reciente. El ciclista brasilero ya ha realizado travesías impresionantes, como la que en el año 2013 lo llevó a recorrer 14.000 kilómetros desde Holanda hasta China, pasando por 18 países de Europa, África y Asia.

La aventura antártica significa recorrer 1800 kilómetros en alrededor de 50 días, soportando los climas extremos del continente blanco, con temperaturas que oscilan entre los -10°C y -40°C y vientos que superan los 100 km/h. “Me conmovió mucho el desenlace de la expedición de Henry Worsley (el militar y explorador británico que murió al intentar atravesar la Antártida en trineo en 2016). Él era un gran explorador y vivió una vida de aventuras, pero yo nunca tuve ninguna relación con trineos ni con la Antártida”, dijo Martins en una entrevista publicada por la agencia Efe. “Cuando me enteré que Daniel Burton había pedaleado hasta el Polo Sur surgió en mí el deseo de experimentar algo tan increíble”, agregó. Burton, actual entrenador de Martins, intentó llevar adelante la ambiciosa empresa en el año 2014, llegando a recorrer 1200 kilómetros.

En la entrevista Martin explica que su intención es aprovechar el clima más benévolo de la primavera para realizar el trayecto que comenzará en la Plataforma de Hielo Ross, pasando por el Polo Sul y concluyendo en el Hércules Inlet, en la otra costa. “Las temperaturas varían entre -10 °C en la costa y -40 °C en el centro del continente. Los vientos son una constante y pueden superar los 100 kilómetros por hora. En el recorrido hasta el Polo Sur (600 kilómetros y hasta 3.000 metros de altura) pedalearé contra el viento y en la bajada a Hérculos Inlet (1.200 kilómetros) con el viento a favor”, explicó. “Ya hice entrenamientos en ciclismo polar en diferentes regiones durante los inviernos pasados y actualmente pedaleo 100 kilómetros por día dos veces por semana y sigo un programa de condicionamiento que se intensificará a medida que la expedición se aproxime”, dijo.

Actualmente Martins se encuentra planificando la logística de su aventura y recaudando fondos para poder llevarla adelante, ya que, a fines del 2018, cuando tenía previsto realizar la travesía, tuvo que demorarla debido a problemas presupuestarios. El ciclista asegura que el costo del soporte logístico en el lugar más aislado del planeta encarece mucho la aventura, por lo que nuevamente depende de patrocinadores, a los que piensa atraer con promoción en su sitio web.

 

Abel Sberna

 

 

Deja tu comentario