En las últimas horas se desató un voraz incendio forestal en la provincia de Córdoba, afectando la zona del oeste transerrano. Alrededor de 200 bomberos trabajan en cercanías de La Población, La Travesía, La Paz y San Javier, pueblos cordobeses limítrofes con la provincia de San Luis.

Nuevamente las llamas vuelven a ser protagonistas. Un incendio forestal, desatado el día lunes en cercanías de La Población, amenaza la región afecta a más de 5000 hectareas de bosque nativo y pastizales en la región de traslasierra de la provincia de Córdoba. Debido a la sequía y los vientos, el ígneo no pudo ser controlado y comenzó a extenderse.

El día más complicado fue el lunes, porque el fuego estuvo muy cerca de muchas viviendas. Fue titánico el trabajo para protegerlas. Por suerte, no hubo ninguna casa quemada ni vecinos heridos” señaló el Jefe de Defensa Civil, Diego Concha, en declaraciones a La Voz.

Desde las primeras horas de la mañana del miércoles el personal que integra el plan de manejo del fuego trabaja en el control del fuego. Según el secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la provincia, Claudio Vignetta, durante el día miércoles varios “aviones hidrantes trabajan en la zona montañosa de la localidad de La Población, en el departamento San Javier, a lo que se suman varias dotaciones de bomberos de una decena de cuarteles de las poblaciones de Traslasierra”. El funcionario explicó que “la tarea de combate es muy complicada por el monte tupido y por las condiciones climáticas, particularmente por el viento“.

Foto: Diego Lima

Para la tarde del día jueves la situación continuaba siendo alarmante. Concha explicaba que “el frente de fuego tiene varios kilómetros en zonas de difícil acceso y con vegetación tupida”. Por su parte, Vignetta aseguró que “hoy bajó la intensidad del fuego y podemos trabajar con cierta tranquilidad y algo más relajados. Pero se trata de una topografía complicada, un monte muy cerrado y difícil de trabajar. Hubo viento permanentemente y una sequía generado por cinco meses sin lluvia”.

Hasta el momento una veintena de bomberos fueron atendidos por inhalación de humo. La contaminación del aire a causa de la combustión es uno de los factores de riesgo por los cuales se ha tomado la decisión de evacuar a ciertas personas. Por estos momentos se teme que el incendio avance hacia la zona del valle de Calamuchita. “No hay pronóstico de que el clima cambie. Y es razonable imaginar que este foco demande al menos dos días más para poder controlarlo”, admitió Concha.

Según Vignetta, se sospecha que el incendio fue “intencional” razón por el cual se abrirá una investigación para determinar el origen y sus eventuales responsables.

 

Abel Sberna

Deja tu comentario