El consumo en supermercados cayó 14,5% en marzo en la comparación interanual, según datos difundidos esta semana por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). Esta contracción es un síntoma de la contracción del poder adquisitivo de la clase trabajadora.

La diferencia entre precios constantes y corrientes es fundamental para entender el camino de la actividad económica de ese sector. La medición en precios corrientes tiene en cuenta la inflación, y aunque se hayan producido las mismas elementos el efecto de la inflación hace que parezca que ha habido un aumento, sin embargo, la producción no aumentó. Por eso, para evitar la influencia de los precios, al calcular muchos datos económicos en vez de utilizar los precios corrientes se utilizan los precios de un año anterior, es decir, precios constantes.

Según el organismo oficial, las ventas a precios corrientes para marzo de 2019 relevadas en la Encuesta de supermercados sumaron un total de 51.119,1 millones de pesos, lo que representa un aumento de 14,6% respecto al mes anterior y un aumento de 39,9% respecto al mismo mes de 2018. Mientras que las ventas a precios constantes de diciembre de 2016, durante marzo de 2019, sumaron un total de 24.673,1 millones de pesos, lo que representa un aumento de 9,5% respecto al mes anterior y una caída del 14,5% respecto a marzo de 2018.

Por otro lado, del mismo informe se desprende que en marzo de 2019, las ventas totales a precios corrientes en el salón de ventas ascendieron a 50.401.181 miles de pesos, lo que representa un 98,6% de las ventas totales y muestra aumento del 39,8% respecto a marzo de 2018. Por su parte las ventas totales a precios corrientes por el canal online sumaron 717.912 miles de pesos, lo que representa un 1,4% de las ventas totales y tuvo una variación positiva de 50,9% respecto al mismo mes del año anterior.

Durante marzo pasado según los grupos de artículos, las ventas más significativas se registraron en el rubro de las carnes 70,5%; artículos de limpieza y perfumería 45,4%; lácteos 42,7% y por último de almacén 40,2%.

Finalmente, del documento surge que el 34,7% de las ventas fueron realizadas en efectivo mientras que el 26,9% restante a través de tarjetas de débito.

 

Luz Scarpati

 

 

Deja tu comentario