El viernes, Rosana Bertone le concedió una extensa entrevista al periodista de A24 Rolando Graña y hay tres definiciones contundentes que se desprenden: para la mandataria, el subrégimen industrial de Tierra del Fuego AIAS no será sostenido si Mauricio Macri renueva su mandato; Bertone se posiciona dentro del peronismo ortodoxo, pero no objeta la posible candidatura de Cristina Kirchner; y la victoria de Jair Bolsonaro en Brasil tiene que ser un alerta para todo el campo nacional y popular.

Rosana Bertone, desde que asumió como gobernadora de la Provincia, fue duramente cuestionada por los sectores más afines al kirchnerismo por tener una postura “blanda” frente a las políticas aplicadas por la administración macrista. Las recorridas de obras con el ministro del interior, Rogelio Frigerio, la visita de la ministra de seguridad de la nación, Patricia Bullrich y los actos de entrega de viviendas que encabezó Gabriela Michetti, le valieron más de un cuestionamiento a su ideología peronista. El “peronómetro” no conoce de protocolos o institucionalidades.

Pero la calidez con la que el Gobierno Provincial recibía a los funcionarios nacionales se fue diluyendo entre la independencia económica y el año electoral, a tal punto que el acto destacado de la visita que realizó Macri a Tierra del Fuego AIAS fue la entrega de una carpeta con reclamos fueguinos. El gobierno de Bertone, no pide más adelantos de coparticipación o Aportes del Tesoro Nacional (ATN) para afrontar sus cuentas mensuales, lo que habilita más amplitud de maniobra para la mandataria. Por otro lado, en pleno escenario electoral, ninguna figura de la contienda quiere quedar pegada a un Presidente al que los indicadores que miden la economía real le dan en negativo hace meses.

Desde su paso por el Congreso, Bertone defiende el subrégimen industrial amparado por la Ley Nacional 19640. Es que entiende que el motor económico de la provincia se basa en esa ingeniería legal que data de 1972 y que sufrió numerosas modificaciones. Las políticas del Gobierno Nacional no tienen un perfil industrialista y para la gobernadora si volviera a ganar Macri no van a prorrogar el subrégimen “es una decisión tomada”, sostuvo en A24 y relató: “muchas veces nos han manifestado que no quieren régimen”.

Hay dos cosas que calan hondo en el alma de los fueguinos; la industria y las Malvinas. Dos ejes en los que Cambiemos hizo agua por todos lados; por lo que estar cerca de Macri no es una opción para cualquier candidato con intenciones de renovar.

Rosana Bertone es la única mujer que se sienta en la mesa del espacio “Alternativa Federal”, un bloque que nuclea a referentes políticos de corte peronista como Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa. En ese esquema, y ante la pregunta de Graña a la gobernadora por la posible candidatura de Cristina Fernández de Kirchner, la respuesta fue: “el límite es Macri”. Con esto evidencia una postura más amplia que el resto de los comensales de esa mesa. Incluso la experiencia más concreta de “unidad peronista” se vive hoy en Tierra del Fuego AIAs, trás el acercamiento entre Walter Vuoto (referente de la Cámpora) y Bertone, luego de dos años de tensiones y dardos cruzados. La estrategia es la unidad.

El desafió de Bertone es retener la gobernación y romper con la maldición peronista, ya que desde la provincialización de Tierra del Fuego AIAS, el Partido Justicialista no pudo ocupar el sillón de San Martín 450 durante dos períodos seguidos. Esa premisa se ensambla sin matices con las intenciones de Walter Vuoto en la intendencia de Ushuaia.

 

Luz Scarpati

 

 

Seguí leyendo El Rompehielos

Deja tu comentario