Se observa una fuerte caída del consumo en los comercios del país. Según informó la CAME, en todo el país las ventas tuvieron una caída del 5,1% respecto al mismo fin de semana largo del año pasado.

La presidenta de la Cámara de Comercio de la ciudad de Ushuaia, Claudia Fernández, asumió el mal momento que está pasando el sector a nivel provincial y destacó que este mes bajaron también los consumos en alimentos y bebidas, “que era uno de los rubros que se mantenía”. Fernandez advirtió que la caída “es un poco más en Río Grande que Ushuaia, con mermas importantes”.

Mencionó que “lo más destacado del informe de CAME es que lo que también bajó este mes fueron alimentos y bebidas, que era uno de los rubros que se mantenía y en mayo hubo una baja en las ventas”. En el mismo sentido, Fernández asumió que “estamos preocupados por la sostenibilidad de los puestos de trabajo. Son muchos los comercios en liquidación por cierre”.

Asimismo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) reveló que las ventas durante este fin de semana largo cayeron en un 5,1% respecto al mismo fin de semana largo del año pasado, como consecuencia de la crisis económica que afronta el país.

El informe revela que se desplazaron un millón de personas por el país, prácticamente lo mismo que en el mismo feriado del año pasado.

El último fin de semana largo del año fue nutrido en cantidad de turistas, pero moderado en gasto. Viajaron 1 millón de turistas por el país, casi lo mismo que el año pasado, y desembolsaron $2.782 millones en las economías regionales que los recibieron”, indicó CAME y agregó que “la estadía media fue de 2,6 días y el gasto promedio diario por persona se ubicó en $1070, un 36,8% superior al mismo feriado 2017”.

Según el relevamiento realizado en 40 ciudades turísticas, las ventas de bienes y servicios asociadas al movimiento de este sector cayeron 5,1% frente al mismo fin de semana de 2017.

Un factor adicional que incidió en el bajo consumo de estas mini vacaciones fue que algunas aerolíneas comenzaron a cobrar adicionales, incluso por la valija de mano, monto que aumenta a medida que sube el peso. Eso hizo que la gente que se trasladó en avión sea particularmente cuidadosa en la compra de regalos y recuerdos del viaje”, señala el informe.

Si bien se remarcó que “los hoteles y restaurantes lanzaron buenas ofertas y propuestas para atraer turistas y lo mismo hicieron los comercios minoristas, igual las ventas fueron bajas. Además, hubo una cartelera de espectáculos y actividades muy variada e interesante, organizada justamente para que la gente encuentre más motivos para viajar”.

 

Sabrina Romano

 

Deja tu comentario