La ONU, a través de su programa Mares Limpios, difundió cinco buenas prácticas a adoptar por la ciudadanía para evitar que la basura, fundamentalmente los plásticos contaminen mares y ríos. Este programa de las Naciones Unidas busca involucrar a los gobiernos, el público en general y el sector privado en la lucha contra la contaminación plástica marina.

La problemática de la contaminación de los mares y ríos, en especial por residuos plásticos, continúa acentuándose en todo el mundo y son numerosas las campañas y programas que buscan reducir revertir el impacto de la basura en el ambiente. Una de esas iniciativas es el programa Mares Limpios de la ONU. Lanzado en febrero de 2017 tiene el el objetivo de involucrar a los gobiernos, el público en general y el sector privado en la lucha contra la contaminación plástica marina. Por un plazo de 5 años el programa busca abordar las causa raíz de la basura marina enfocándose en la producción y el consumo de plástico no re utilizable. En el marco de esta iniciativa la división dedicada al ambiente de la organización internacional ha compartido cinco buenas prácticas a adoptar por la ciudadanía para evitar que la basura, fundamentalmente los plásticos contaminen mares y ríos.

Hacé ejercicio mientras cuidas de los mares

Los océanos nos proporcionan aproximadamente el 70% del oxígeno que respiramos. Una buena forma de ayudar a preservarlos es limpiar payas o hacer “plogging”. Se trata de una nueva tendencia deportiva que combina el running y recoger basura del suelo. El término es el resultado de la fusión de la popular palabra inglesa “running” (correr) y de la expresión sueca “plocka upp”, que significa recoger. El deporte que combina el ejercicio con el cuidado del ambiente.

Dejá de fumar

Además de su efecto nocivo para la salud, hay otra razón para dejar el vicio ya que, al fumar, se contribuye a aumentar la cantidad de plástico en los océanos. Cada día se compran 18.000 millones de cigarrillos en el mundo, todos con filtros plásticos y químicos tóxicos que, con el tiempo, terminan perjudicando al medio ambiente y amenazando la vida de las especies marinas. Las colillas son los principales residuos recogidos en las costas.

Consumí de forma responsable y cuidá tu dieta

Adquirí sólo los alimentos que necesites, seleccioná aquellos con la menor cantidad de envases y envoltorios plásticos y optá por una bolsa re utilizable para la compra. Al evitar los desechos plásticos, se ayuda también a reducir la cantidad de microplásticos que podrían llegar al océano y eventualmente contaminar los alimentos que se consumen. Y si se compran mariscos, es conveniente asegurarse de que hayan sido obtenidos de manera sostenible. Las prácticas de pesca inadecuadas y el abandono de los equipos pesqueros, como las redes fantasma, representan una amenaza para los animales marinos, que a menudo se enredan en estos aparejos y mueren asfixiados o acaban heridos.

Ahorrá plata y al mismo tiempo cuidá los océanos

Invertí en productos sostenibles y amigables con el océano. Considerá alternativas novedosas que contribuirán a que reduzcas la producción de basura y tus gastos como los cepillos de dientes de bambú y las barras de champú. Estas medidas ayudarán a ahorrar dinero a largo plazo.

Viajá de forma sostenible

Esforzate por “no dejar huella”. Por ejemplo, llevá tus propios artículos de tocador y tu botella de agua re-utilizable. Y, si usas protector solar, cerciorate de que no contenga microplásticos y que sea seguro para los arrecifes.

Abel Sberna

Seguí leyendo El Rompehielos: ECOLOGÍA

Deja tu comentario