El 16 de marzo, en el museo Virginia Choquintel de la ciudad de Río Grande, la poeta de Ushuaia, Florencia Lobo, presentó su libro “El lento deambular de las tormentas”, con una gran concurrencia de público. Acompañaron la presentación los artistas Niní Bernardello, Alejandro Pinto y Fredy Gallardo. Las siguientes palabras fueron pronunciadas por Alejandro Pinto:

Hace poco tiempo fui a visitar a un amigo, que está internado, que todos lo conocen, el Mochi Leite. En un momento, por el estado de él, nos costaba mantener una comunicación. Puse un poco de música en la televisión, y recordé que Flor Lobo me había enviado unos audios leyendo sus poesías. Le pregunté al Mochi si quería escuchar esos poemas. Me dijo: “Como quieras”. Había otro señor al lado, con visitas también, y hablaban entre ellos. Entonces busqué los audios, puse uno de los poemas y se lo acerqué al oído para que escuche.

Inmediatamente cerró los ojos y entró en tal estado de escucha, de calma, que la sala de internación desapareció por completo; la gente que estaba al lado desapareció por completo; el hospital desapareció por completo, y eran solamente él, el poema y la contemplación poética. Terminó uno de los poemas, empezó a respirar más profundo, emocionado, y le pregunté si quería escuchar otro poema más. Asintió con la cabeza y escuchamos dos poemas más. Otra vez, volvió a cerrar los ojos; otra vez, ocurrió lo mismo. Terminamos los poemas, abrió sus ojos y volvió a aparecer la sala de internación; volvió a aparecer la gente que estaba al lado; el hospital y la situación esa.

Yo le dije: “Bueno, Mochi, le voy a contar a Flor que vos escuchaste sus poemas, que te gustaron.” En ese momento levantó uno de sus brazos, el brazo en el que tenía el suero inyectado, y dijo: “Me calma el dolor”.

Ni bien salí del hospital le envié el audio a Flor, muy emocionado, y creyendo otra vez en lo que puede llegar a hacer la poesía en esos momentos. Como si fuera un milagro, algo que está ahí para cuidarnos, para curarnos un poco, para calmarnos el dolor.

Desde EL ROMPEHIELOS le enviamos un abrazo cálido y apretado al gran poeta fueguino Julio Mochi Leite, esperando que se recupere pronto y mejore su salud.

 

Fede Rodríguez

Deja tu comentario