Alternativa Federal (AF) hizo su desembarco oficial en la provincia de Buenos Aires, la jurisdicción a conquistar en las elecciones presidenciales de este año. Con Sergio Massa como su principal orador, secundado por Miguel Ángel Michetto y representantes de la liga de gobernadores peronistas.

La línea del discurso del espacio que se autopercibe peronista es “Macri no” y con esa lógica se desparraman frases un poco lavadas como “hay que unir a los argentinos para decirle basta a las políticas neoliberales del macrismo”. Sin entrar en la discusión lingüística -y política- sobre la exclusión de las mujeres en esas líneas, hay una argentina en particular que pareciera quedar afuera de esa gran unidad: Cristina Fernández Kirchner (CFK).

Lo cierto es que desde la derrota del Frente para la Victoria (FPV), espacio político que nucleaba a kirchneristas fanáticos y peronistas pragmáticos, hasta ahora la unidad del campo popular fue puras expresiones de deseo. Hace un tiempo atrás un personaje político local, que perdió unas elecciones que se realizaron utilizando el voto electrónico, dijo: “Está bueno perder en política, aprendés mucho más y descubrís quiénes son los leales”.

Previo al acto de AF, Pichetto declaró que si se sumaba CFK al espacio él se abría. Menuda unidad la de Miguelito. Esto desembocó en que Juan Manzur, mandatario de Tucumán enviara una carta diciendo que sin la ex presidenta, él se daba de baja. Mientras tanto, Massa continúa hablando de “la ancha avenida del medio” que busca nuclear a todos y a la vez a ninguno.

En ese contexto en un lugar muy muy lejano, al sur de capital federal, se vienen tejiendo alianzas que miran ávidas de victorias electorales y que repiten fórmulas ganadoras del pasado eleccionario en Tierra del Fuego AIAS. Rosana Bertone, referente del peronismo ortodoxo, se une -otra vez- con La Cámpora, después de dos añitos de cruces mediáticos y de peronómetros feroces, que tiñen los archivos que la buena onda entre el ejecutivo local y provincial no puede resistir.

Quien estuvo presente en el acto de AF, fue el senador nacional Julio Catalán Magni, del palo de Bertone. En declaraciones al programa Desde Estudio (FM Centro), el parlamentario rechazó la exclusión de Cristina Fernández de Kirchner: “el adversario está afuera de nuestro partido” y opinó que la mejor forma de dirimir al candidato es a través de las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias. Datito al paso; para las elecciones provinciales no existe esa herramienta, gracias al enorme trabajo de la Legislatura provincial. Además, Magni consideró que la experiencia de unidad que atraviesa el peronismo en Tierra del Fuego AIAS puede servir como ordenador en todo el país.

Pero esa unidad del partido histórico parece lejana. El discurso de Massa es justamente caminar por la avenida del medio, pero con CFK adentro de AF el escenario electoral se configura polarizado entre dos fuerzas antagónicas. Por otro lado, Unidad Ciudadana viene planteando la alianza entre ambos sectores hace un tiempo, ahora ¿podrán darle la mano a quienes llamaron traidores? Seguramente puedan. Pero la pregunta que subyace es: ¿el electorado que responde al kirchnerismo aceptará con los brazos abiertos a los nuevos aliados?

Y esta pregunta corre hacia los dos lados.

Luz Scarpati

Deja tu comentario